LA ECONOMÍA DEL ARTE: UNA VISIÓN PERSONAL

La economía del arte tiene el objetivo de aplicar el enfoque de la racionalidad económica al arte y la cultura, e incluso, ampliar el enfoque y predecir el comportamiento de los agentes que intervienen en este mercado.

En el estudio económico del arte es necesario tener en cuenta la naturaleza de éste último y, a partir de ese momento, podría estudiarse la oferta y la demanda.  La actividad artística forma un mercado en el que los bienes que se ofertan poseen externalidades externas positivas, esto es que la adquisición de elementos culturales tiene efectos positivos sobre el consumidor (y sobre otros factores ajenos a éste) que no son recogidos en el mercado.

Rolling Forecast

En la aplicación del campo económico al mundo del arte, el equilibrio de la oferta y la demanda prueban datos empíricos sorprendentes, como ocurre, por ejemplo, en el ámbito de las artes escénicas donde en situaciones de incremento económico generalizado, a este sector en concreto le cuesta más financiarse. Existen otras anomalías en el mercado como lo que se refiere a que una retribución monetaria puede ser o quizás no un incentivo para propiciar la actividad de los creadores.

img_como_tener_una_comunicacion_efectiva_1791_600

Por otro lado, generalmente hablando se suele pensar que la producción de bienes dirigidos al público de masas y a la comercialización son de baja calidad. Así, vemos casos de ofertas que se dirigen a minorías selectas más exigentes; aunque, el arte y la cultura producido para las masas sí pueden llegar a ser considerados de calidad ya que hemos de tener en cuenta que los juicios de valor (referidos al concepto de lo estético o la belleza) pueden cambiar con el tiempo.

También, a veces, puede afirmarse que el pueblo en general no tiene la formación necesaria para tomar decisiones en cuanto a cultura. Esto es que, quienes tendrían que llevar a  término este cometido deberían ser las élites (políticos o especialistas), con mejores herramientas para implicarse en este asunto. Por consiguiente, el debate que incurre en quién debe tomar las decisiones de peso sobre el Arte no se muestra fácil en una democracia.

Bruno Frey

Era Cultural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s