EL PROFETA

Título: El profeta,                                  Autor: Pablo Gargallo,                      Cronología: s. XX,                               Estilo: Cubismo y Expresionismo, Localización actual: Hay siete reproducciones ubicadas en museos como el Museo Gargallo de Zaragoza o el Museo Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

El arte del s. XX está marcado por un agitado contexto histórico de guerras, revoluciones y rivalidades entre países.

Así, incluso la palabra “vanguardismo” —corriente artística a la que pertenece nuestra escultura— procede del término francés avant-garde  que es,  a su vez, una expresión originaria del léxico militar utilizada para designar a la parte más adelantada del ejército, la «primera línea» de combate.

En el terreno artístico, se ha llamado “Vanguardias”, a una serie de movimientos artísticos surgidos a principios del siglo XX. Dichos movimientos buscaban:

– la innovación en la producción artística,

– la renovación radical del contenido y de la forma,

– exploraban la relación entre arte y vida;

– y buscaban reinventar el arte confrontando movimientos artísticos anteriores.

De acuerdo con lo mencionado, bajo el nombre de vanguardismo se enmarcan las dos manifestaciones artísticas que conmueven al autor de la escultura que vamos a comentar. Nos referimos al Expresionismo  y al Cubismo .

° Expresionismo._ Es un movimiento artístico emparentado con la literatura. Nace en 1890 en Alemania y en los países del norte de Europa, su vigor se extendió hasta bien entrado el siglo XX y podemos decir que el expresionista busca y logra expresar (valga la redundancia) emociones violentas, las cuales, van de dentro hacia fuera. Su objetivo fundamental es crear impetuosas reacciones en el espectador por medio de los sentimientos e inquietudes emocionales que lo perturban expresados con audacia.

° Cubismo._ Este movimiento artístico surge en Francia hacia 1907, desde donde se extendió por todo el mundo. Su planteamiento básico es representar obras de la realidad, pero fracturadas por medio de la geometrización de la forma; de tal manera que, los artistas cubistas dedicados a la pintura daban a las superficies planas una perspectiva dada aparente lograda por medio del alargamiento de las líneas y los ángulos. Los cubistas crearon esta superposición a través de la visión polifacética y simultánea de los objetos.

gargallo4La obra escultórica a la que nos enfrentamos se trata de una escultura exenta que representa a un orador gritando, quien, con el brazo levatado y mientras sujeta con la otra mano un bastón o cayado, manifiesta su actitud amenazante. Se trata de una escultura de 2,35 m que posee grandes volúmenes vacíos acotados por elementos curvos que dan gran fuerza expresiva a la obra.

Así pues, en la figura predominan acusados entrantes y salientes de acabados redondeados por donde la luz consigue deslizarse con suavidad reflejando un contraste de luces y sombras que acentúan el dramatismo.

En esta escultura, el material empleado fue sumamente novedoso: chapas de acero forjadas pieza a pieza unidas mediante la técnica de fundición y soldadura. En ella observamos partes “inacabadas”, pero estos vanos son parte del mismo diseño de la obra. El escultor y pintor español Pablo Gargallo, autor de esta escultura llamada “El profeta”, es considerado el introductor del vacío como volumen en la creación de un nuevo lenguaje escultórico.

Hijo de un herrero, Gargallo, fue el gran descubridor de las posibilidades expresivas del hierro. Y en esta composición (elevada a la cumbre de toda su obra), utiliza formas geométricas cubistas con huecos demostrando que el hueco forma parte del volumen de la figura.

La percepción del espectador cuando contempla la obra debe ser de agitación, dramatismo, le sugiere movimiento, dinamismo… dándonos esas sensaciones por los gestos que mantiene la escultura: palma de la mano totalmente extendida, boca abierta al vacío, sujeta el cayado con decisión…

Gargallo 1                  Pablo_Gargallo_-Prophète-_bronze,_1933_©_Archives_P._Gargallo.tif

Esculpir el vacío, el hueco… da otro sentido a la escultura. Esta técnica no consiste en dar forma al volumen; es decir, la composición no es parte de un bloque sino que se curva y tuerce entre la materia.

La composición fue concebida primero en yeso, luego en hierro y posteriormente se realizaron siete ejemplares en bronce. Las versiones en bronce combinan el uso de lámina plana, el tuvo ondulado y los propios vacíos estratégicos. Cabe señalar, que en la escultura de Gargallo era habitual invertir los conceptos que tuviera relieve primigenio para dar lugar a una obra definitiva cuyos atributos acabaran contraponiéndose a los de la figura inicial.

Los volúmenes ausentes acotados por elementos curvos se concentran con vehemencia en la cabeza del personaje, como se aprecia en la mejilla izquierda de El profeta, además del vacío de la boca que nos permite “ver” su grito.

Dicho volumen, que representa una  figura “humana” de cuerpo entero y de pie ligeramente inclinada hacia delante, se estructura en torno a un eje formado por la cabeza, la columna vertebral y la pierna izquierda de la estatua. A partir de este esquema emergen los otros elementos, jugando con las curvas y las contracurvas.

174301073-ESCULTURA_El-profeta_Pablo-Gargallo_1933_vista2

El cayado que sostiene con la mano es su símbolo de profeta. Un profeta que incita a unos imaginarios seguidores con su gesto firme y fuerza expresiva. Es un hombre en pleno arrebato de pasión.

Gargallo tuvo en cuenta premisas cubistas al realizar su obra, pero la fuerza y sensibilidad de El profeta se aproximan, sin duda, al Expresionismo. Por lo tanto, presenta formas cubistas pero se mueve dentro de los planteamientos espirituales expresionistas (la dureza,  la agresividad  y el carácter).

La obra se mueve a medio camino entre lo mítico y lo religioso pues, su título nos remite un contenido religioso aunque su actitud, así como la grandeza de su expresión y construcción volumétrica recuerda más a la de un superhombre, casi en el sentido de Nietzsche.

“El profeta” sintetiza todas las aportaciones significativas de Pablo Gargallo al mundo del Arte: vacíos, verticalidad dominante y líneas curvas, estudiada incidencia de la luz,  etc  etc.

Por último, y como hemos podido observar en este caso, la escultura del siglo XX en general se movería entre la combinación de la geometría con la deformidad de los cuerpos, para expresar la angustia de seres dominados por el cansancio de vivir.

 

Era Cultural.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s